INTRODUCCI??N

Una carta no es un juego, es un regalo…Un corazón blanco y delgadito que late en cada linea y nos da vida cada vez que nosotros la hacemos vivir. Quien escribe “porque si” no merece una respuesta.<o:p></o:p>

Una carta llega donde nosotros solo podemos imaginar. Nos abstraemos y admiramos de la aventura que ha corrido ese simple trozo de papel hasta llegar a nuestras manos y pasamos envidia al pensar lo cerca que ha estado de la persona querida, de sus manos, de su alma.

Nuestras letras manchando con desorden el papel, el único soporte capaz de llevar las sensaciones mas fuertes. Y las palabras…las vamos saboreando poco a poco palabras dulces y discretas, efusivas, poderosas, palabras que hablan de realidad y fantasía, que repetimos en nuestra mente cientos de veces, como si no terminasemos de sacarles el jugo. <o:p></o:p>

Todos esperamos con alegría y emoción una misiva que sabemos está al llegar. Esa mezcla de intriga, ansia y decepción que resulta de la espera y la mirada, diaria e infructuosa, al buzón de casa, esa sensación de excitación al abrir una carta sorpresa es dificilmente igualable a cualquier otra forma de comunicación.<o:p></o:p>

Es asombroso saber el porcentaje de personas para las cuales escribir una carta no es sino un enojoso compromiso social que procuran cumplir cuanto antes de la forma mas severa y arquetípica posible. En el fondo les tengo lástima. <o:p></o:p>

Esa gente no consigue disfrutar, como yo, del placer de escribir una carta, enviarla y aguardar con curiosidad la respuesta.

Lo que os estoy contando es una vivencia personal

Siempre me apasionó escribir. Escribir como forma de fuga de esta existencia. <o:p></o:p>

No mido peligros. Es una pasión, como si mientras viviese anduviera reteniendo en mi interior una furia de caballos locos que pujan por correr, andar a su aire sin normas ni leyes que los dominen, unos caballos que hacen de las suyas con libertad plena, esa libertad que en la realidad no poseo por eso, en los folios, no puedo impedir que se desmande la imaginacion. <o:p></o:p>

Se que existe un límite pero, aunque exista, es un límite que me encanta trasgredir.

Esto no trata de ser una excusa, pero cuando vives dentro de “un cadaver” tienes una forma extraña de conocer el mundo, tratando de combinar ficción y realidad e intentando que la vida sea imaginativa, esperanzadora. <o:p></o:p>

Cuando escribo puedo ser una de esas que, estando dentro de mí, nadie conoce…


Para hacerla nacer es sencillo, basta con escribir una carta y esperar la respuesta…<o:p></o:p>

Quizá no tengo derecho para hacer lo que hago, pero creo que, de vez en cuando todos nos permitimos un lujo, un capricho: este es el mío, mi único desahogo…La respuesta se produjo, el corazón me latía fortísimo antes de abrir el primer sobre. <o:p></o:p>

En mi vida nacia algo, algo oculto, algo muy especial que al principio no compartí con nadie. Me pasaba los atardeceres de aquél friísimo invierno mirando por la ventana y escribiendo, no me cansaba de escribir folios y folios.<o:p></o:p>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s