L??NEA DE FUGA

Escribía.

De su puño iba saliendo una línea que corría, corría hacia el infinito. Ahora se detenía, después se alejaba enloquecida. Era una línea, una rígida vara de madera, un tabla ;como la de los que
los carpinteros utilizan para medir.

Era un margen, la línea era un margen que dividía. Dividía la obscuridad y la alejaba de la luz, el bien del mal, el amor del odio.

También era un listón, un listón que no podía saltar y la aprisionaba, que la mantenía erguida sin permitirle doblar los brazos, las piernas, inclinarse.

Estaba presa en un listón o un ataúd, ataúd solitario, que se estrechaba por los lados y la comprimía hasta hacerle perder la respiración. Sus huesos se estiraban, dolorosamente, se estiraban para transformarla en línea.

Si, ella era ya una línea, una línea de fuga, una línea que huía. Debía huir de los tópicos, de los márgenes, de las divisiones…

Ella era una línea que corría, corría hasta perderse en el infinito.
Semana Santa 1.990.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s