La llamada

A Jose el fiu de Tito, por regalarme el hilo.

Decían que en los pueblos, las muchachas quedaban solas, las madres quedaban solas, las hermanas y novias quedaban también solas. El Señor elegía solo chicos, solo hombres, para llevárselos. A ellas no las llamaba

Media_httpwwwelpaisco_aayhg

Decían que el Señor nada quería saber de jovencitas ni de mujeres maduras.

Decían que elegía hombres. Jóvenes: a ser posible solteros, sin novia, tímidos, discretos y de proceder intachable.

También había casados que de un día para otro, se liaban el petate dejando a sus mujeres y sus hijos solos, para irse con él.

Les obligaba a romper con todo para irse con el. Les ofrecía un mundo diferente, pero sólo si lo abandonaban todo y se le entregaban en cuerpo y alma de por vida.

Los quería para continuar su obra, para que viajasen con el y también como compañía. Necesitaba sentirse rodeado de ellos.

Era el dueño tanto de todo lo que se podía uno imaginar como de lo inimaginable. Su poder llegaba aun más allá.

Cuando te elegía nadie se atrevía a decirle que no. Si posaba los ojos en ti, debías acudir a su llamada.

Todos lo hacían, unos por ganas y otros por miedo a las consecuencias. Desde entonces, hasta nuestros días.

Él sigue llamando solo a los hombres, pese a las leyes de igualdad de género. Sigue eligiendo hombres que se le entregan de por vida en cuerpo y alma. Asi es Él, asi es Nuestro Señor.

Ribadesella, julio 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s