Nocturno para tristeza y solo de met??foras salteadas

El crujido evidenció lo peor. Estaba partida. Trató de hacerlo pero reparar la distancia no era lo mismo que pegar una taza rota por el asa.

El frío se colaba por las grietas, y el dolor. Las lágrimas saltaban de los ojos destartalando los recuerdos, embadurnandolos de dolor. Los gritos, llenos de aristas, se clavaban sobre ellos como los cuchillos de un espectáculo de feria. La cola, la armonia, estaba seca. Los pinceles duros. El silencio crecía separando las bocas perdidas que naufragaban buscandose. Su miedo y el otro miedo corrían de un lado a otro sobresaltados, enloquecidos pensando qué sucedería si se encontraban. Sólo los pasos no perdieron la calma.

Ella había perdido. El también

Los caminos borrados habían destruido los puentes. Sin caricias ni miradas el amor agonizaba famélico, desnutrido.

Con su bastón y sus zapatillas viejas, la distancia avanzó como pudo entre los restos de una vida de la que solo quedaba un olor denso y dulzón a podredumbre.

Mientras lo hacía, iba soltando de sus bolsillos, para dejar caer al suelo, sonrisas recién nacidas que soñaban con aparecer. Pese a todo, para ellas, siempre había esperanza si corrían para llegar las primeras a este punto y final

Oviedo, 16 de Enero de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s