Un líder amish es acusado de ataques, encierros y abusos sexuales en EEUU

El arresto de siete miembros de una comunidad amish de Estados Unidos, en un extraño caso de corte de barbas y cabello, destapó las acusaciones contra un líder de ese hermético grupo religioso por golpes, encierros en un gallinero y abusos sexuales de mujeres.

Samuel Mullet Sr., sus tres hijos, un yerno y dos seguidores de una comunidad amish en Bergholz, en el Estado de Ohio (al norte de EEUU), "prepararon una serie de ataques contra otros amish con los que había un conflicto de carácter religioso", indicó el miércoles un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Durante estos ataques, los acusados "tomaron a varios amish y les cortaron la barba y el pelo con unas tijeras y máquinas eléctricas", algo considerado un gran insulto para la identidad de estos protestantes norteamericanos que rechazan el mundo moderno, dijeron las autoridades.

Los atacantes buscaban humillar a las víctimas, puesto que, de acuerdo con los preceptos bíblicos seguidos por esta comunidad, en general pacífica, la barba es un símbolo masculino y no debe ser cortada después del matrimonio.

Los acusados son todos miembros de una comunidad dirigida con mano de hierro por Mullet, de 66 años. Mullet llegó con su familia a la localidad de Bergholz en 1995, y se convirtió en el líder espiritual del clan en 2003, suscitando en 2005 un cisma en la comunidad por excomulgar a varias familias. Nada en la comunidad se decidía sin el consentimiento de Mullet, indicó la acusación, basada en el testimonio de una de las hijas y un yerno del ex patriarca.

Según este documento, divulgado tras una exhaustiva investigación del FBI, Mullet imponía severos castigos a quienes se le oponían, como obligar a los miembros de la comunidad a dormir varios días en un gallinero o permitir que algunos miembros golpearan a quienes le hubieran desobedecido. También abusó sexualmente de mujeres casadas pretendiendo exorcizarlas, de acuerdo con la acusación.

Al parecer, Mullet había decidido iniciar expediciones punitivas después de que su decisión de excomulgar a algunas familias de Bergholz fuera cuestionada en una reunión de líderes religiosos amish. Los siete acusados pueden ser penados con cadena perpetua si son condenados por discriminación religiosa.

Los amish, descendientes de protestantes emigrados de Alemania, Suiza y Alsacia en el siglo XVIII, son en la actualidad unos 260.000, repartidos por 28 Estados de EEUU y la provincia canadiense de Ontario. Los miembros de esta agrupación religiosa cristina de doctrina anabaptista, que viajan en carros, prohíben la televisión, el ordenador y la electricidad, se hicieron famosos por la película 'Único testigo', protagonizada en 1984 por Harrison Ford.

Unos granjeros amish recogen una cosecha empleando unos carros tirados por caballos, cerca de la localidad de Paradise, en Pensilvania, en EEUU, el 7 de octubre de 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s