Adi??s a Manolito Reyes “Pozi”

if (FlashDetect.installed) { $(‘flash_embed-HHCnyBmuCD’).show(); $(‘quicktime_embed-HHCnyBmuCD’).hide(); } else { $(‘quicktime_embed-HHCnyBmuCD’).show(); $(‘flash_embed-HHCnyBmuCD’).hide(); }

Entró en nuestra vida a trompicones. Era entrañable, Picaro, cercano.
Le llaman humorista y sin duda hubo gente que aplaudía su humor… Pero no todo el mundo es igual. Hubo quien se reía de el y se sentian bien viendo sus publicas humillaciones: Una porción de gente nunca le respetó. 

Le utilizaron.
Lo elevaron, pera dejarle caer y romperse en pedazos. 

A cambio le chuparon la frescura y la sangre aumentando de peso la audiencia varias tallas.

Pero: ¿Quien le quería? ¿Alguien le daba la mano mientras se moría? ¿Alguien llora su muerte? 

Pozi, juguete roto, pobrecito.
Ojalá llegues a un lugar donde valoren tu trabajo y te respeten, donde te abracen y te cuiden sin medida.

A ti, Pozi, y a los miles de Pozi del mundo, que morirán solos, indigentes y utilizados para que gente sin entraña se ríen ofensivamente de una discapacidad que Manolito Reyes nunca decidió tener. Ha muerto solo y pobre mientras a quienes sacaron tajada de su personalidad y su desparpajo se les acumulan mantas, comida y contactos y poca vergüenza!!

La_foto

Muere Manuel Reyes, «El Pozí»

Su aspecto descuidado, su acento gaditano, su frescura y gracia provincianas y su achaparrada forma de caminar han hecho reír a miles de familias en la última década. Manuel Reyes, más conocido como «Pozí» por su frase estrella , falleció en la madrugada del pasado sábado

Alejado de las cámaras y los focos desde hacía años, el humorista murió en una residencia de ancianos de Vejer de la Frontera.  Reyes se dio a conocer en el «late show» de Javier Sardá «Crónicas Marcianas», donde pronto comenzó a ser reconocido por sus movimientos al ritmo de su ya famoso «Pozí». Su última aparición fue en el programa «Sálvame», donde denunció la situación de indigencia en la que vivía y de la cual acusó directamente a su representante, «El Lince», asegurando que le robaba el dinero. «Pozí»  vivía en una casa de Barbate con problemas de salubridad –no contaba ni con luz ni con agua corriente– y terminó sus días en un geriátrico. Frases como «Has tirao la fruta» o «Amparo» serán recordadas en boca del ya ausente cómico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s