Caso Atocha contado por Luis Menendez de Luarca: «La matanza de Atocha no se quiso investigar»

Relato de  memoria  ATOCHA 24 DE ENERO DE  1977.
 
032D4GIJ-POL-xxx-P1_1.jpg

Uno pasea ante las tumbas de  Luis Javier , de Javi  Sahuquillo, y de los demás compañeros y siente una losa de amargura, de silencio espeso, compara  la lucha de ellos y la realidad actual, .Le cuesta plantearse cosas, , pero la conclusión a que llega es clara: Seguir.

Seguir luchando.

Seguir luchando contra todo mandarinismo y con los que sufren y luchan.

Seguir luchando ,en la insistencia de cada día,contra toda injusticia, en los problemas concretos del aquí y ahora y en los planteamientos generales Y por tanto  esta  aportación a la memoria  comienza a  recordar para que no se estanque la lucha.

En los primeros años 50 del s. XX fueron de los primeros abogados civiles en defender presos políticos  María Luisa Suarez Roldán y Solé Barberá.

Hubo un despacho en la calle  La Cruz, de Madrid, en donde después funcionaría un despacho  laboralista con  Juajo Del Aguila y  otros  abogados comunistas ya en otra generación más joven.

En los años 60 destacarían las defensas ante el T.O.P. hechas por los abogados del P.C.E.

Antonio Rato  y Manolo López, que defendieron a docenas de mineros asturianos.

En los últimos 60 y primeros 70 son hitos en la lucha los estados de excepción, el resurgir del movimiento obrero, los  dos  grandes consejos de guerra contra militantes vascos, la lucha por el Estatuto del preso político, los grandes juicios contra Comisiones Obreras, el Grupo de Abogados Jóvenes,

El Congreso de la Abogacía en León, la lucha por la supresión de las jurisdicciones especiales y por la Amnistía, el Proceso 1001.Esta memoria personal recuerda eso pero no quiere despreciar a otras fuerzas -anarquistas, socialistas o cristianas -.

Pero los abogados y procesados del PCE   eran, ante el TOP, más que todos los demás juntos.

Alrededor de esos  hitos se formó la Plataforma Democrática del Colegio de Abogados de Madrid: Asambleas, encierros, detenciones.

Al lado delos abogados del PCE, que  eran más de cien en Madrid, estaban los democratacristianos de Izquierda Democrática, principalmente  Don Joaquín Ruiz Giménez y Gregorio Peces Barba, éste en vías de ingresar en el PSOE- los de la ORT como Paca Sahuquillo, Elisa Veiga, Elvira Posada, Pepe Folgueras, María Vaquero, Javier Aritio,  Jacobo Echevarría,los del PSOE como Pablo Castellano, los monárquicos de  Don Juan, principalísimamente Jaime Miralles, figura a la que todo honor y respeto es debido, hombre íntegro, que por denunciar el asesinato del militante de CC.OO.

Pedro Patiño,fue a la cárcel, carlistas como Juan Francisco Martín de Aguilera,Conde de la Oliva del Gaytán, Evaristo Olcina, Rafael Rivas de Benito o Tomás Calle y  otros abogados militantes antifascistas como Javier Baselga-de la OMLE-, Paquita  Villalba,  Iñaki Esnaola, Castells, Echevarrieta, Bandrés, Barbón, Magdalena Valgañon, Amalia  Liñan, Villar Masó, Josè Miguel Martinez y Gozález del Campo, Luis Bravo, Félix Rivera, Herrero Merediz, libertarios como Javier Burgos, y García Esteve , o Carballo -de Izquierda Republicana – y hasta cerca de doscientos y a veces más.

Con el incremento de la lucha obrera, principalmente por los convenios, contra los despidos, y los expedientes de c risis, por un lado  ,y por otro la caída y transformación de la Dictadura, así como la extensión e importancia de la lucha ciudadana en los barrios, el PCE, que disponía de una legión de abogados incrementada por decenas de militantes que salían de la Facultad de Derecho , se organizó en 3 frentes.

Uno, formado por abogados dedicados a las cuestiones de lucha en el Colegio de Abogados.

Otro, Frente Laboralista , dedicado casi exclusivamente o exclusivamente al Dereho Laboral, y un Tercer Frente, El Frente de Barrios, que atendía a los despachos en los barrios, coordinadora de abogados para las cuestiones urbanísticas,  y Asociaciones de Vecinos, creación, legalizacón e impulso de éstas, asesoramiento de las mismas y de los ciudadanos de Vallecas, Vicalvaro, Alcorcón, Móstoles,Palomeras, Fuenlabrada, Villaverde, Prosperidad, Barrio Blanco,  San Pascual, Barrio de la Alegría, La Concepción, Valdelatas, Tetuán, Carabancheles, Orcasitas, Colonia Mahou, Pan Bendito, etc, etc.

Los   denominados  Abogados de Atocha  eran de este Frente de Barrios y se conocen  como Abogados de Atocha porque en ese Despacho Laboralistadel PCE,- en cuyo partido militaban- se reunían semanal o quincenalmente y allí ocurrió el múltiple asesinato.

Solían ser también abogados laboralistas porque llevaban  también asesoramiento en derecho del  Trabajo y defensas en  Magistratura, y, naturalmente, a la clase  obrera pertenecían los habitantes de los barrios de infraviviendas amenazados por la especulación urbanística.

Casi todos ellos estaban incardinados a algún despacho laboralista central, desde donde se desplazaban a las  Asociaciones de  Vecinos y también los había   cuyo despacho estaba en el barrio correspondiente.

Hubo en  Madrid unas 40  Asociaciones de  Vecinos pendientes de legalización y la esa fue una larga y dura lucha.

En principio, se reunían para afrontarla  todos los abogados de barrio, tanto del PCE como de ORT, de Omle , o de otras fuerzas, en el Despacho de ORT, de Paca Sahuquillo, en la calle Lista. Pero, después de la muerte de  Franco, cada oveja tiró con su pareja, y los abogados de barrio del PCE comenzaron a reunirse en el Despacho de la calle  Atocha, cuya titularidad  tenía la veterana abogada del Partido, Manuela  Carmena.

Para entonces, los  Despachos atendidos por abogados militantes del Partido, habían proliferado. eEstaba el antiguo  Despacho de la calle La Cruz, del que Juanjo del Aguila se trasladó la  Calle  de Alcalá, el Despacho de la calle Atocha , dos pisos, ,y el de la calle Españoleto , un poco heterodoxo, atendido por una docena de gente jóven, con ropa informal, barbas y melenas, alegres y revoltosos, un tanto cheguevaristas y casi herejes por la izquierda, y a mucha honra.

Al equipo de Españoleto, cuya titular era Cristina Almeida, pertenecían Lola González Ruiz, Javier Sahuquillo,Luis Javier Benavides y otros que atendían barrios.

En  el Despacho de Españoleto,- en el que estaba el  asturiano José Alberto  Alonso Gutierrez, ex Delegado de Facultad en Oviedo, represaliado, multado y encarcelado durante meses en Oviedo, una vez por organizar una protesta contra el asesinato del anarquista  Puig Antich,- todo el mundo cobraba igual, las ganancias -se cobraba el 10 por ciento de lo  ganado en juicio – se repartían en cantidades iguales entre cada abogado,  secretaria o personal de limpieza y esas cuentas se exhibían en la sala de espera.

En todos esos despachos se trabajaba muchísimo , con el cansancio y la alegría de militar convencida y coherentemente, siempre estaban abarrotados de gente, casi todos colectivos y muchas veces no se paraba de atender gente.

A veces, cada abogado tenía 8 juicios al día y consultas, problemas, detenidos, reuniones, coordinadoras, plataformas reivindicativas, etc ni en festivos se paraba. Se era a fondo, a vida y muerte.

Como se demostró. Se habla de la muerte  a manos del fascismo, morir- si se milita como ellos y en ese momento histórico – es fácil, .Es más difícil luchar día a día, asumir los problemas de miles de ciudadanos, los problemas de los trabajadores, sin descanso, siendo un trabajador más y un militante  que sabe por lo que lucha y no lucha por un puesto, un sueldo, una estrella.No lo hace por ser un figurón y sabe que su lucha es colectiva y que un día pasará a fructificar  anonimamente en ese colectivo.

Sabe también que el Derecho es una muleta para la Justicia y de su despacho nadie saldrá convencido de que la lucha se acaba en el papeleo y en las cuatro perras obtenidas.

Saldrá sabiendo que es cárcel todo lo que estorba al hombre para su perfección infinita y que su problema tiene solución si lo pone en realidad con el de los demás.

Luis Javier Benavides llamó  avisando que el 24v donde siempre a las22.

Un compañero atendía en un barrio consultas,  viviendas  defectuosas, estafas inmobiliarias, despidos, sanciones, la via tortuguil y tortuosa de los juzgados, arrendamientos, comunidades de propietarios, falta de servicios públicos.

Llegaron malas noticias, por la mañana pistoleros fascistas matan en  La Gran Via a un chaval, Arturo Ruíz y por la tarde, en elentierro los antidisturbios vuelan la cabeza a Mari Luz Nájera,  a las 20,30 se sale del despacho, pasa por el  local de la asociaciòn de vecinos, para aconsejar estar preparados pero serenos.

Se retrasa un poco porque en el barrio le paran las gentes para comentar, coge el metro, media hora de metro, el portal de Atocha está oscuro y entreabierto.

El ascensor no funciona, sube andando, la puerta del Despacho está cerrada, llama, oye un ruido, dice quien es,  un ruido como de arrastrarse, se entreabre la puerta, tumbado Alejandro Ruiz Huerta le dice  que los Guerrilleros de Cristo Rey acaban de estar allí, tiraron una bomba, hay muertos y heridos.

El compañero cree que  ha comenzado la noche de los cuchillos largos, hay que intentar alejarse de allí para pedir socorro, para dar la alarma,, por ese teléfonono,  a la policía no.

Baja con la impresión de que no llegará vivo a dar la alarma, que los asesinos estarán por allí neutralizando la casa, coge el metro, desde la  Telefónica llama a  Antonio Rato, habla con Simón  Sánchez Montero.

Más tarde, hasta la madrugada ,en el  Juzgado de Guardia. Se dice que los fascistas están comenzando su noche, que si acaban de estar en un pub próximo, que si fueron a un hospital a rematar. Va con el Juzgado a un hospital. Ve el cadáver de un compañero.

Al día siguiente Madrid es un luto, una sangre, un puño y un temor.

Y un convencimiento. Se dice que trescientas mil personas en el entierro, trentamil  obreros formando cordón de homenaje y guardia.

Un silencio lleno de puños en alto , flores rojas, hoces y martillos. Dolor y seguir.

Y al cabo de meses, el juicio. Desmovilización total.

Los fascistas se crecen, insultan y amenazan. Los fascistas llenan los bancos del público .Los abogados  defensores iban a huir por una puerta  a escondidas después del juicio. Jaime Miralles lo impide, aunque nos maten saldremos por la puerta principal, dice, y le siguen.
 
Desde entonces ha corrido mucha sangre  y se han amasado grandes fortunas bajo la leyenda rosa de la  sagrada transición.

La izquierda ha chupado Banca y corrupción, la derecha opusiana y otanista manda, el capitalismo se ha concentrado, la clase obrera  se plantea su propia existencia como clase, individualizada  en  precariedad de trabajo, y de cultura y esclavizada por hipotecas.

Algunos importantes sindicatos y formaciones políticas se transforman en enormes burocracias semillas de corrupciones y puestucos, sustentadores del  capitalismo.

Pero luces y rebeldías se encienden, apagan, y vuelven a encenderse. Porque la necesidad no permite que todos hayan muerto, no permite que todo esté muerto.

No pudieron tapar la vida.
 
 
Por todo esto, hay que seguir luchando. Hay que seguir.
La cabeza siempre erguida, camaradas. Seguir, compañeros
Que veamos en cada caso concreto un combate de nuestro compromiso general. Seguid.

Luis Menéndez de Luarca.
Oviedo, 8 de Octubre del 2003

FUENTE: FORO POR LA MEMORIA

LUIS MENÉNDEZ DE LUARCA ABOGADO
«La matanza de Atocha no se quiso investigar»
«Los sucesos marcaron la transición española y sirvieron para favorecer la legalización del PCE»

El 24 de enero de 1977 nueve personas fueron tiroteadas en el segundo piso del número 55 de la madrileña calle de Atocha, en un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras (CC OO) y vinculados al Partido Comunista Español (PCE). Cinco murieron. Ayer se celebró el treinta aniversario de un crimen que marcó la transición democrática del país. Luis Menéndez de Luarca, de 72 años, hermano de Santiago, ex consejero de Medio Rural y Pesca del Principado y en la actualidad subsecretario de Agricultura, Pesca y Alimentación, trabajaba como abogado en Madrid y conocía a la mayor parte de los heridos y fallecidos. Ayer narró su experiencia de aquellos negros días de enero a los asistentes a una charla coloquio de la Sociedad Cultural Gijonesa.

-¿Qué recuerda de ese día?

-Recuerdo muchas cosas, pero he de decir, en primer lugar, que yo era un abogado normal que trabajaba en un despacho en el que, sobre todo, se defendían asuntos de asociaciones de vecinos. El acceso a la tradición del Derecho estaba reservado entonces a los hijos de los poderosos y en aquellos momentos empezó a haber gente que tomaba conciencia de que la abogacía debía ser también la defensa de los más necesitados. Era la lucha de la razón contra la violencia que hace avanzar la vida. Yo no trabajaba para ese despacho, ni estaba allí en aquel momento, pero todos nos conocíamos y sabíamos el peligro que corríamos al ejercer la profesión

-¿Cómo se produjeron los trágicos sucesos de Atocha?

-Los asesinatos estuvieron precedidos de otros sucesos luctuosos en donde hubo varios crímenes en la calle. La información directa que tengo sobre lo que pasó aquella noche está narrada por quien descubrió el escenario del crimen. Me dijo que se encontró con la puerta del portal entreabierta. Subió las escaleras y llamó al timbre. Se abrió la puerta y salió Alejandro Ruíz Huertas con la cabeza llena de sangre. Le dijo que habían estado allí los Guerrilleros de Cristo Rey y que había muertos y heridos. Tenía que pedir socorro de inmediato.

Noche de cuchillos largos

-¿Qué hizo entonces?

-Mi compañero salió a toda prisa, convencido de que le iban a matar. Además del horror y el espanto que le causó el suceso pensaba, sobre todo, que se había desatado una noche de cuchillos largos, algo con lo que amenazaba la ultraderecha. Creía que si habían producido aquella carnicería en un despacho de abogados pacífico, ¿qué no habría ocurrido en otros sitios en donde había personas muy comprometidas? En la calle se encontró con una pareja a la que les contó el suceso y lograron avisar por teléfono a Antonio Rato y a Simón Sánchez Montero.

-¿El entierro de los abogados también marcó un hito en la transición?

-El entiero fue impresionante y recuerdo el silencio lleno de ira y dolor, con hoces y martillos y banderas rojas. Fue realmente impresionante.

-¿Era tan peligroso trabajar en aquellas circunstancias?

-Lo era. Nosotros celebrábamos reuniones de abogados de barrios en el despacho de Francisca Sauquillo y temíamos que en cualquier momento se produjera una escabechina similar.

-Los sucesos de Atocha, ¿marcaron la Transición española?

-En aquel momento manejábamos dos tendencias que trataban de provocar una reacción violentísima para acabar con la Transición y que querían hacer ver a la gente lo que les esperaba si no entraban por el aro. Al final, los sucesos marcaron la Transición y fueron un hecho muy importante porque la derecha y los grupos más reaccionarios no tuvieron más remedio que legaliar al PCA, que en aquel momento se convirtió en una fuerza enorme de movilización. Entonces se demostró que excluir a este partido de la Transición habría sido como escribir la historia en el agua.

-¿Cree que seguimos sin saber toda la verdad sobre la matanza de abogados?

-No se investigó o no se quiso investigar a fondo. Los grupos de la internacional fascista actuaron a sus anchas en España y los servicios secretos también hicieron su trabajo. En este ambiente de amenazas y problemas, los abogados no pudimos hacer nuestro trabajo.

-¿Cómo fue el juicio en el que por vez primera se sentó en el banquillo a la ultraderecha?

-Fue bastante vergonzoso, porque las condiciones no eran las mejores para impartir justicia. En la sala del juicio todo eran fascistas porque en la izquierda hubo una desmovilización total. En medio del juicio un chaval se levantó y dijo que lo que habían hecho los acusados fue matar a cinco cerdos. Las amenazas fueron continuas y, al salir, las turbas fascistas nos estaban esperando en la calle. Nos ofrecieron una puerta lateral, pero Jaime Miralles y yo dijimos que salíamos por la puerta principal aunque nos mataran. Y así lo hicimos.

FUENTE: EL COMERCIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s